CENTRO DE TRABAJO

CENTRO DE TRABAJO
CENTRO DE TRABAJO

sábado, 21 de septiembre de 2013

HAY PERSONAS QUE IGNORAN EL MECANISMO DE LA CURACIÓN ESPIRITUAL O DIVINA Y DEBEMOS ORIENTARLOS.



   Después de la Curación o primeras sesiónes, a veces la persona siente aún mas fuerte el dolor de la parte enferma, eso se debe las "regulaciones" y estas reacciones son producidas por la acción de la energía curativa, las cuales se manifiestan como molestias intensificándose los dolores. A veces la persona tiene miedo de que sea una recaída, cuando empiezan los dolores reguladores, algunos piensan mal y manifiestan "en lugar de sanar a la gente la enferma ".  Nada más erróneo que este pensamiento, cuando existen esas molestias el Hermano Manuel tranquiliza al enfermo y le dice: “es lo mejor que te puede ocurrir, esas molestias son muy pasajeras y prueban que la curación se está manifestando, ten paciencia y soporta esos dolores reguladores cuando lleguen. No pasa nada malo, sino que tu cuerpo se está curando”
         Esas "regulaciones" se deben a un proceso de limpieza, una reacción que aparece cuando la corriente curativa empieza a hacer su efecto, a partir de ese momento el Hermano Manuel está seguro de que la enfermedad empezará a remitir. A veces estas "regulaciones" pueden producir: indisposición general, debilidad, inquietud, diarrea y otras muchas cosas más. Él siempre dice cuando éstas aparecen que se trata de una buena señal, está claro que ha empezado el proceso de limpieza del cuerpo y por lo tanto la curación. Tengan un poco de paciencia y siga mis consejos para llegar a un resultado satisfactorio.
         El Hermano Manuel pone muy claro esto a sus pacientes y les dice que es totalmente falso creer que la corriente curativa es un producto de la imaginación o de la autosugestión. Desde el punto de vista médico, las células nerviosas no se regeneran, pero es aquí donde se demuestra la acción de la energía curativa, que obra en el cuerpo de acuerdo a sus propias leyes y que puede curar daños puramente orgánicos. Debemos tener fe y esperar a que acontezca la sanación ya que se presentará muy claramente. Muchos de los enfermos que se han curado dicen a menudo que además de su curación sienten una seguridad interior que no se puede explicar. Esto es un saber intuitivo y son signos y parte del proceso de regulación/curación.
         El enfermo que quiera sanarse, tiene que tener en cuenta estas regulaciones pasajeras manifestadas en dolor, aunque también hay enfermos en los cuales estas regulaciones no se producen y desde el primer día empieza su mejoría sin ningún tipo de dolor, pero él advierte que no siempre ocurre igual, cada paciente es diferente y él los trata de diferente forma. Después del suministro de remedios a menudo se observa una mejoría importante que perdura sin crisis reguladoras,  pero siempre las regulaciones son la confirmación de que la curación esta en proceso y que se le puede ayudar al enfermo hasta llegar a la sanación definitiva.
         También la curación se puede dar sin estas regulaciones dolorosas, poder llegar a las curaciones sin crisis reguladoras siempre es preferible y da más confianza al enfermo, pero él aconseja la tranquilidad, la paciencia, no pensar en la enfermedad y tener la confianza de que con crisis y sin ellas puede darse la curación en ambos casos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario